Poda apical y poda FIM: cómo y cuándo cortarle la punta a tu planta

10.12.2015 10:40

Existen muchos tipos de podas según el método de cultivo elegido y las distintas estrategias para optimizar el crecimiento de nuestra planta. Pero hoy nos vamos a centrar en una fundamental, que se basa en cortar el tallo de la planta en su momento justo. Para ello, además de ponernos el semblante de planificador, debemos adoptar dicha actitud. Esto es muy fácil en realidad. Simplemente mira a la planta con atención e interpreta el entorno, las condiciones y su futuro desarrollo. ¿Cuándo y cómo debemos cortarle la puntita? 

Poda apical y poda FIM: cómo y cuándo cortarle la punta a tu planta

El corte de la punta de una planta de marihuana (o Top Cola) es una de las prácticas más extendidas dentro del mundo de los planificadores de cannabis. ¿Por qué? Fácil, porque la altura de las plantas es uno de los mayores inconvenientes, tanto si se trata de cultivo en interior (obviamente por temas de espacio) como de exterior (por temas de exposición y riesgo).

Cortando la puntita restringimos el desarrollo vertical y potenciamos el lateral. De hecho, la Top Cola tiene un elemento químico (auxinas) que limita el crecimiento de las otras ramas. Cuando se corta, la planta redistribuye toda esa energía en las demás. Tanto en interior como en exterior, esta técnica es muy necesaria si queremos cultivar en SCROG. Pero, ¿cuándo es el mejor momento para cortar? 

 

1. Cuándo

La clave está en planificar bien y esto dependerá de la situación y planta. Como regla general, jamás podaremos la punta durante la floración ya que inhibiremos la producción de cogollos. Tampoco la podaremos una semana antes de que comience este proceso pues no dejaremos suficiente tiempo para que se recupere del trauma. Si cultivamos en interior, no cambiaremos el fotoperiodo tras cortarla, esperaremos una semana o dos al menos por los mismos motivos.

Dicho esto, si queremos scrogear, será bueno que cortemos la punta pronto para redirigir el crecimiento cuanto antes. Pero no antes de que adquiera una altura óptima. Si lo que queremos es controlar la altura en un momento determinado pues esperemos a ese momento justo. Con las variedades sativas en interior puede ocurrir que tengamos que podar varias veces ya que son plantas que adquieren mucha altura. No hay una regla escrita, depende de tu planta y de tu ojo.

 

2. Cómo cortar

Primero de todo, pondremos atención en realizar cortes precisos. El filo de las tijeras deben estar afilados y no mellados. Bajo ningún concepto arrancaremos la Top Cola con las manos. Como en cualquier otro ser vivo, las amputaciones son muy traumáticas por lo que deben hacerse con precisión.

Existen dos técnicas para cortar la puntita. Una es la apical y la otra es la FIM, (fuck I missed) o algo así como "maldición, la cagué" .

 

Poda Apical

El centro de control de crecimiento de la planta se sitúa en el ápice de la misma y, además de favorecer su desarrollo, manda hormonas supresoras a las demás ramas. Este dominio apical cesa cuando cortamos la punta. El corte tradicional apical debe ser total, en un 100 % de la rama superior (como en la foto). Esto redistribuirá la energía entre las demás ramas favoreciendo sobre todo la aparición de dos nuevos brotes superiores.

 

Poda FIM

Como el descubrimiento del continente americano, del LSD o de la penicilina, la poda FIM fue un hallazgo no premeditado que hizo un cultivador al realizar una poda apical en la que solo cortó parte del brote principal (un 80% más o menos). El tipo descubrió que de esta manera, en vez de salir 2 brotes de la herida, salían entre dos y ocho, aumentando la producción final. El descubrimiento fue publicado de forma anónima en la revista High Times en el número de julio del año 2000 y adoptó el acrónimo FIM debido a que lo primero que exclamó fue "maldición, la cagué". Qué irónico.

 

Fuente: www.semillasdemarihuana.es/blog/poda-apical-fim-cortar-punta-planta-marihuana/