¿Cuál es la mejor forma de regar la marihuana en tierra?

19.12.2015 10:26

Es frecuente encontrar cultivadores debutantes preguntarse cuál es la mejor forma de regar sus plantas durante un cultivo en macetas de tierra/sustrato. El cannabis es una planta que necesita mucha agua pero que también tolera muy mal los excesos de riego, es entonces muy fácil cometer errores. Siguiendo estos sencillos consejos obtendrán un resultado óptimo a lo largo de su cultivo.

El cannabis es una planta que no le gusta recibir un ligero riego de forma continua. ¡Es imperativo regar de manera abundante y luego esperar a que la tierra esté bien seca antes de regar de nuevo ya sea con fertilizantes o sin ellos.

Para calcular la cantidad de agua necesaria para cada planta, sigue estas reglas :

Un buen riego se realiza con una buena regadora

El volumen de agua que es necesario dar en cada riego debe representar al menos ¡un cuarto del volumen de la maceta, aproximadamente!!

Ejemplos:

Para una maceta de 1L, dar 0.25L de agua en cada riego
Para una maceta de 4L, dar 1L de agua en cada riego
Para una maceta de 12L, dar 3L de agua en cada riego
Para una maceta de 30L, dar 7.5L de agua en cada riego

Para dar tal volumen de agua, a menudo es necesario regar 2 (quizá 3) veces, lenta y uniformemente sobre toda la superficie. Dispón de buenos platos para maceta debajo de las macetas, éstos se llenarán de agua que regresará a la maceta por capilaridad en menos de un día. También, es muy importante utilizar un sustrato de calidad, con una buena capacidad de retención del agua pero que asegure igualmente un buen drenaje ( éste debe contener perlita y/o fibra de coco, etc.…)

Una vez que se ha realizado este riego, podéis constatar que vuestras macetas están muy pesadas y son difíciles de desplazar. Ahora tienes que esperar unos días pesando con frecuencia las macetas con tus brazos, si no estás seguro del peso inicial de la maceta puedes tener al lado una maceta con tierra sin regar como punto de referencia. Cuando estén de nuevo muy ligeras, puedes regar de nuevo.

En efecto, como el agua pesa mucho más que la tierra, una maceta saturada de agua pesa varias veces el peso que tiene una maceta con una planta lista para ser regada. Con un poco de práctica aprenderás rápidamente a sopesar tus macetas para saber cuándo tiene sed una planta.

Es una técnica a la vez muy fácil y muy eficaz, ¡y que puede ser aplicada en todas las plantas en maceta! Regando de esta forma, en general deberás regar vuestras plantas cada 3 o 6 días. Por supuesto, mientras más chica sea la maceta con respeto al tamaño de la planta, y mientras haga más calor y el clima sea seco, el riego será necesariamente más frecuente.

El riego por goteo no da buenos resultados en tierra, y será aplicado en casos excepcionales (vacaciones…). Para un resultado eficaz con el riego por goteo ¡hay que olvidar la tierra y pasar a un cultivo hidropónico con un sustrato adaptado ! (coco, lana de roca , bolas de arcilla,…)

Planta con falta de riego

 

Planta con exceso de riego, hay que esperar a que la maceta esté de nuevo seca para regar de nuevo.

 Cuál es la mejor agua para el riego de la marihuana?

El agua de la llave puede ser conveniente, si su dureza total no es demasiado elevada (EC < 0.4), si no se aconseja diluirla con agua pura (EC = 0) como el agua de lluvia, el agua ozmotisada, o desmineralizada, hasta reducir su EC alrededor de 0.3.

Efectivamente, al cannabis no le gusta por nada el calcáreo, el cloro y otros elementos concentrados en el agua de la llave. Déjala siempre reposar al menos 24h para que el Cloro se evapore y que el agua esté a temperatura ambiente.

  • El agua ozmotisada es de excelente calidad, y se encuentra fácilmente en la mayoría de las tiendas de animales/peces, o se puede producir solo con un ozmotisator, será perfecta a condición de que se utilice un complemento en Calcio/Magnesio/Oligoelementos, porque la mayoría de los fertilizantes son concebidos para ser utilizados con el agua del grifo.
  • El agua de lluvia conviene igualmente, pero se aconseja mucho filtrarla, y pasarla unos segundos en el micro ondas para esterilizarla de las numerosas bacterias, huevos, algas, esporas de champiñones que puede contener, sobre todo en el cultivo de interior.
  • El PH del agua de riego entre 6 y 7, si no es el caso habrá que corregirlo con la ayuda de un medidor de PH y de un reductor de PH.

 Consejos para regar las plantas de marihuana

Reducir progresivamente los riegos al final de la floración aumentará la formación de resina sobre los cogollos.

Durante las últimas semanas antes de la cosecha, la planta consume cada vez menos agua. Hay que reducir entonces progresivamente el volumen dado a cada riego, porque si la tierra toma demasiado tiempo en secar, eso aumentará considerablemente el riesgo de desarrollar moho dentro de los cogollos. Además, un ligero estrés hídrico al final de la floración aumentará la producción de resina.

Sin embargo, no olvidéis practicar un buen periodo de aclarado con agua sin fertilizantes, 3 o 4 semanas no es demasiado para un cultivo en tierra.

Utilizad fertilizante en uno de cada dos riegos, o como máximo dos de cada tres veces. El riego con agua clara (eventualmente con enzimas y/o ácidos húmicos/fúlvicos) permitirá en efecto diluir y utilizar los fertilizantes que se acumulan en la tierra y evitar una intoxicación de las plantas de marihuana.

Después de algunos riegos, se formara rápidamente una corteza seca en la superficie del sustrato. Romped regularmente y con precaución esa corteza para evitar que no se escurra el agua directamente por los lados de la maceta. Con el fin de evitar la formación de esa corteza podéis añadir un agente humectante natural a vuestra agua de riego (Yuca, Aloe Vera…) que mejorará su penetración en la tierra y en la planta, y aumentará al mismo tiempo la asimilación de los nutrientes.

Por supuesto, cuanto más grande sea una planta, más consumirá agua. Si una planta tiene sed menos rápido que las otras, reduce

Primer síntoma de exceso de riego

el volumen de riego para poder regar todas las plantas el mismo día. Procede inversamente con las grandes bebedoras, dándoles un suplemento.

Evita vaporizar agua sobre tus plantas más de una o dos veces por semana ya que esto convertirá a las raíces en “vagas”. Como las plantas recibieran agua a través de las hojas no desarrollaran sus raíces para encontrar agua en la tierra. El riego debe efectuarse por las raíces desde el principio.

Los primeros signos de sobre riego son muy parecidos a los de falta de riego. Para saber en cuál casos estás, hay que pesar la maceta. Si ésta pesa demasiado, habrás regado en exceso!

¡Les deseamos buenos riegos seguidos de una cosecha abundante!!